Mi dentista en la comunidad
Atencion Odontologica

Mi dentista en la comunidad

Un factor relevante para desarrollar las estrategias promocionales y preventivas de la Política de Salud, es el conocimiento y la motivación de los odontólogos generales sobre la real situación de Salud Bucal que existe en el país. Lo anterior implica la urgencia de asumir el cambio de paradigma desde un enfoque curativo y rehabilitador, centrado en los aspectos estéticos de la cavidad bucal, por uno promocional y preventivo, especialmente enfocado a la población infantil, donde sí se pueden lograr éxitos en formar hábitos saludables para una buena Salud Bucal, reforzando la responsabilidad individual y colectiva del cuidado de la Salud Bucal. Así el niño o niña podrá desarrollar actitudes, hábitos y conocimientos saludables desde temprana edad, enriqueciendo su saber a través del proceso de educación continua a lo largo de su vida.

Este nuevo paradigma que se desea implementar considera que la promoción de salud no compete sólo a un individuo o a un grupo de ellos; constituye un proceso transversal que involucra a diversas disciplinas y sectores de la comunidad, quienes tienen como soporte la estructura social en la que se realizan las actividades de promoción y prevención, es decir, el jardín infantil, la escuela, el hogar, el trabajo, el centro comunitario, etc.

El concepto de Salud Comunitaria representa un nuevo paso en la evolución de la Salud Pública, donde con el apoyo del Estado, la comunidad se hace responsable de su salud. El nuevo paradigma también implica el concepto de trabajo en equipo. Junto a los profesionales de la salud participan todos los actores de la comunidad intervenida, como niños y niñas, educadores, padres y apoderados, quienes asumen un rol dinámico como agentes de cambio de su propia situación de salud. En este contexto el paciente se involucra activamente en su estado de salud, cambiando el enfoque tradicional de un odontólogo autoritario que da órdenes y un paciente se limita a obedecer pasivamente. Este proceso genera un aprendizaje individual y colectivo que produce cambios en el comportamiento de las personas, grupos y comunidades que buscan alcanzar un mayor grado de bienestar.

Es importante considerar que en el estado de salud tienen una influencia determinante las formas de vida de las personas y las características de los ambientes donde desarrollan sus actividades. Es en el contexto de la interacción social que se aprenden los hábitos de salud y las pautas culturales que los sustentan, tanto en un sentido positivo como negativo. De hecho, se ha observado que las personas que tienen comportamientos dañinos para la salud, tienen amigos y familiares que también los poseen. Lo mismo sucede con los estilos de vida saludables, que tienden a ser compartidos y repetidos por el grupo con que el individuo convive o se relaciona diariamente.


El dentista es un amigo de la salud oral. Los padres, madres, apoderados y educadores deben esforzarse por transmitir al niño o niña una sensación de confianza y seguridad cuando acude al dentista o es visitado por él. Ayuda a todo ello el hecho de acudir a odontólogos infantiles o dentistas generales que atiendan a párvulos quienes, además de tener conocimientos de odontopediatría, debe estar consciente de que está tratando con individuos en formación y desarrollo, tanto físico como sicológico, que atraviesan etapas de crecimiento y transformación caracterizadas por ciertas particularidades que tienen influencia en su comportamiento.

Además, debe poseer vocación, paciencia, amabilidad para evitar posibles traumas y comprensión de las reacciones de miedo, rechazo o ansiedad que pueden manifestar los pequeños, ya que el manejo de la conducta infantil constituye un factor decisivo en el éxito de las estrategias de prevención y tratamientos.

El establecimiento de educación parvularia constituye un espacio cálido, seguro y protegido para el niño y niña, donde se siente cuidado y en confianza. También éste es el lugar donde aprende a socializar con otros niños y niñas y desarrolla una rutina diaria bajo la guía de sus educadoras, parte importante de cuya labor es traspasar a los infantes hábitos saludables. Por todas estas razones, el jardín infantil representa un ambiente privilegiado para que el párvulo aprenda y ponga en práctica hábitos positivos de higiene bucal, dentro de un entorno que le es conocido y donde las actividades son abordadas en forma lúdica, como parte de su vivencia cotidiana.

El impacto de estas actividades en el traspaso hacia los padres de hábitos correctos de Salud Bucal reafirma el enorme potencial tanto para el niño o niña, su familia y su comunidad de las intervenciones que en la actualidad se están realizando en el marco de la Promoción y Prevención en Salud Bucal.

Actualmente Chile cuenta, por ley, con Garantías Explícitas en Salud (AUGE-GES) para 69 problemas o condiciones de salud a las que tienen acceso los beneficiarios de FONASA- ISAPRES y PRAIS. Cuatro de estos corresponden a salud bucal. El Sistema de Salud Público, además, prioriza algunos grupos de edad para la prevención y/o recuperación de la salud bucal, dependiendo de los recursos con los que cuenten los establecimientos de salud. Las FFAA cuentan con sus propios sistemas de salud para los que no rige el GES. El siguiente cuadro muestra las prestaciones de salud bucal garantizadas (AUGE- GES)

El siguiente cuadro muestra las prestaciones de salud bucal priorizadas NO GES-AUGE en Atención Primaria de Salud.

Subir

Volver